Menú
 

Desfibriladores en la Comunidad de Madrid

Muchas Comunidades Autónomas se han unido a la cardioprotección con el objetivo de reducir la mortalidad por parada cardíaca en España. Una de ellas es la Comunidad de Madrid, que hace un año anunció el Decreto que obligaba a la instalación de desfibriladores de uso extrahospitalario y establecía un máximo de un año para adaptarse a la misma.

Hasta el 15 de septiembre de 2018, determinados espacios públicos y privados deben disponer en sus instalaciones de al menos un desfibrilador, una medida que se aprobó el pasado año con el objetivo de convertir a Madrid en ‘Ciudad Cardioprotegida’

La prevención ante incidencias cardíacas es muy importante, cuando una persona sufre una parada cardíaca disponemos de pocos minutos de actuación, por cada minuto que pasa disminuyen en un 10% las posibilidades de supervivencia.

Realizar el masaje cardíaco y aplicar el desfibrilador de inmediato es el tratamiento más eficaz para revertir una parada cardíaca hasta la llegada de los servicios de emergencia.  En este aspecto, la Comunidad de Madrid ha dado un paso exigiendo que los equipos instalados deban estar conectados a la red de emergencias 112. De esta forma se garantiza una rápida actuación y se agiliza el proceso de asistencia a la víctima.

¿Qué establecimientos están obligados según la normativa?

  • Grandes establecimientos comerciales con superficie superior a 2.500m2
  • Aeropuertos
  • Estaciones de autobuses y ferrocarril en población de más de 50.000 habitantes con afluencia media diaria de al menos 5.000 personas.
  • Establecimientos públicos con aforo de 2.000 o más personas
  • Instalaciones deportivas con público diario de al menos 500 personas
  • Centros educativos
  • Establecimientos hoteleros con más de 100 plazas
  • Centros de trabajo con más de 250 trabajadores
  • Residencias de mayores con más de 200 plazas
  • Establecimientos dependientes de las AAPP en poblaciones de más de 50 mil habitantes con afluencia diaria igual o superior a 1.000 usuarios  

¿Necesita ayuda o asistencia para instalar un desfibrilador? ¿Dispone de desfibrilador pero necesita adaptarse a la nueva normativa de Madrid?

En B+Safe somos especialistas en prestar servicios de cardioprotección integral, con los que el cliente no tiene que preocuparse por nada.

Además de la instalación del desfibrilador, ofrecemos un mantenimiento integral que cumple con todos los requisitos y normativas según cada Comunidad Autónoma, formación homologada en RCP/SVB y uso del desfibrilador, seguro de responsabilidad civil y registros.

El desfibrilador DOC de B+Safe ofrece una conexión 24 horas que lo mantiene operativo los 365 días del año. Integra en el propio equipo un módulo de comunicación con telecontrol (genera avisos y realiza test de control), tele-asistencia al usuario por especialistas en emergencias, llamada preferente al 112 y geolocalización del equipo y de la víctima.

La cardioprotección es una de las formas de prevenir la muerte por parada cardíaca gracias a implantación de desfibriladores fuera del ámbito hospitalario. En España se producen más de 30.000 paradas cardíacas anuales, que se podrían reducir con la disposición de desfibriladores en espacios con gran afluencia de personas.