Menú
 

B+Safe defiende la cardioprotección en el ámbito marino junto a la SGPRL

Los desfibriladores de uso público y una sociedad formada en reanimación cardiopulmonar (RCP) son dos elementos fundamentales para conseguir combatir los efectos de los paros cardíacos. Para acercarse a ese objetivo es esencial fomentar la cardioprotección en todos los sectores, y uno de los más afectados puede ser el del ámbito marítimo, tema sobre el que ha girado la intervención de B+Safe en las Jornadas de la Sociedad Gallega de Prevención de Riesgos Laborales (SGPRL).

Estas sesiones, celebradas en la localidad coruñesa de Ferrol los pasados 3 y 4 de noviembre, contaron con la asistencia de múltiples especialistas en la gestión de riesgos en el entorno marino y grandes conocedores de estas áreas, donde la presencia de desfibriladores toma un papel protagonista en el esfuerzo por salvar vidas. Asimismo, tal y como se mostró en el congreso, la prevención y la actuación ante determinados peligros es crucial para el bienestar laboral de miles de personas, especialmente en la costa gallega.

Para mostrar a los presentes la importancia de contar con un desfibrilador en puertos o embarcaciones de cierta capacidad, desde B+Safe se impartió un taller teórico-práctico acerca de la cardioprotección de estas zonas. Javier Maeztu, gran conocedor de la legislación acerca de estos dispositivos, así como de su funcionalidad, hizo hincapié en que en Galicia la normativa no obliga a contar con estos sistemas, pues tan solo los hace recomendables, lo cual es un paso atrás para cuidar de miles de corazones.

 

Por su parte, la enseñanza práctica corrió a cargo del formador Juan Carlos Soleto, que mostró a los asistentes cómo se utiliza un desfibrilador inteligente como el Desfibrilador Operacional Conectado (DOC) ante una parada cardíaca. Así, hizo ver que con unos conocimientos nada complejos es posible revertir con éxito uno de estos problemas, mientras que disponer de personal formado en RCP en una embarcación multiplica las opciones de éxito, ya que en caso contrario sería muy trabajoso acceder a un barco en alta mar para realizar la asistencia.

Ante las ciscunstancias particulares de una región como la gallega, con núcleos de población alejados entre sí y de difícil acceso, la geolocalización y la tele-asistencia del DOC suponen un valor añadido para sus usuarios, ya que envía a los servicios de emergencia la ubicación exacta donde se acciona para minimizar así los tiempos de atención. Las Jornadas de la SGPRL fueron prueba del creciente compromiso de todos hacia una vida laboral más saludable en cualquier lugar donde esta se ejerza.